Verdadero Amigo

Categories: Temporada 2014

Podría empezar a hablar de Dios Padre, y decirles que Él es nuestro Verdadero Amigo además Incondicional, pero eso ya lo sabemos; sin embargo ésta prédica va dirigida para aquellos que se preguntan a sí mismos, “¿Qué tan Verdadero Amigo soy YO de Dios Padre?”.

Verdadero Amigo, a veces se nos olvida serlo…

En momentos de absoluta felicidad, muchos nos acordamos conciente o inconcientemente de Dios Padre, muchos decimos “Gracias a Dios”, algunos de corazón, otros solo como “muletilla” de idioma, sin embargo a pesar de la pequeñez de nuestro recordatorio voluntario o involuntario sobre la existencia de nuestro Verdadero Amigo, es posible que solo se vea obviada u olvidada en el resto de nuestra celebración (sea cualquiera que sea)… Y así es como la mayoría de creyentes fuimos o somos, en los buenos momentos que vivimos gracias a la vida que nos da Papá.

verdadero amigo

“Sin embargo, los amigos de Dios Padre están al abrigo de todo temor y tristeza”
El Corán; Sura 10:62

Cuando pasamos por un momento difícil, cuando la desesperación es tan grande (equivalente en sentimiento a una enorme alegría), nos damos cuenta, que tan insistentes podemos ser para buscar a Dios Padre, como de repente sentimos que es el Único Verdadero Amigo que tenemos y como nuestras largas conversaciones se convierten en horas y horas de total conexión con Él… ¿Porqué no conectarnos igual en la alegría?
Pero ¿Por qué pasa ésto? Simplemente porque no somos un Verdadero Amigo de Dios Padre, contrariamente a que Él sí lo es con nosotros… Y sin embargo, te has dado cuenta que Dios Padre siempre está pendiente de todo lo que sucede con tu vida y siempre trata de alivianar la carga que llevas con Su compañía, y cuánto Le agrada conversar con cada uno de nosotros cada vez que utilizamos nuestro Poder de Cercanía

“El bálsamo y el perfume alegran el corazón; los consejo del amigo alegran el alma”
La Biblia; Proverbios 27:9

Sé un Verdadero Amigo de Papá…

Si todas Sus benevolencias son tan espléndidas, a pesar de que lo tratamos tantas veces como un “paraguas”, cuánto más estaríamos conscientes de eso, si realmente nos convertimos en Su Verdadero Amigo; Él siempre está para nosotros, siempre, a pesar de que nosotros no todo el tiempo lo tengamos en mente a Él.
En tus alegrías celebras con tus “amigos” ¿Verdad?, en tus tristezas, si tienes “suerte” tal vez uno o dos quedarán, y eso si no tienen alguna alegría que celebrar… Sin embargo sin ser injustos, también existen los amigos de verdad, los que están contigo en las buenas, en las malas y en las peores (hasta que uno de los dos traicione, ahí es donde se acaba una amistad para siempre y no volverá a ser igual). Pero, ¿Cuántas veces hemos traicionado a Dios Padre, cuántas veces le hemos dado la espalda?
Creo que muchas, sin embargo Su amistad hacia ti hacia mi, se mantiene intacta, incluso cuando lo buscas sólo en los malos momentos… Entonces, sería hermoso hacer conciencia y entender, que para merecer la amistad de Dios Padre, debemos convertirnos en un verdadero amigo para Él. Recuerda que por nuestra misma imperfección, la amistad como humanos puede convertirse en enemistad, pero la amistad en Dios Padre siempre será de verdad, porque Él es perfecto, no Falla, no Traiciona, aunque tu si lo hagas.
Piensa solamente, ¿Como recibes en tu casa, a quien consideras tu verdadero amigo? Sería hermoso que cuando lleguemos a la casa de Papá, y podamos sentir el privilegio de Su cercanía y Su confianza, porque la “hospitalidad” será especial para aquellos que están ahí para Él, para los que somos y debemos ser Sus Incondicionales Amigos(as)…

“No están esperando sino que les llegue la Hora repentinamente, sin que se den cuenta. Los amigos, en ese día, serán enemigos los unos de los otros, salvo los que temen a Dios Padre”
El Corán; Sura 43:66-67

Que la Bendición de Dios Padre descienda sobre todos ustedes, Les reconforte y los anime a ser mejores cada día, en amor, fidelidad y amistad…

 

Tu opinión es muy importantes para nosotros, por favor, deja tus comentarios al pie de esta prédica.

 

¡Comparte tus pensamientos con palabras!