Pasado, lección de vida…

Categories: Temporada 2013

Muchas veces al volver nuestra vista hacia atrás, nos preguntamos, porque hemos vivido tanto sufrimiento, porque tantas veces repetimos una conducta una y otra vez, hasta que entendemos que el pasado es el libro de nuestra vida para no repetir errores y magnificar nuestros aciertos.

 Pasado, recordarlo para aprender…

Dios padre, al ser un Dios que nos ama, pretende mediante pruebas, “autentificar” nuestra fe y nuestra obediencia. Al dejarnos pasar por pruebas duras, no solo está probando en cierta forma nuestra fe, si no que la está acrecentando, no existe fe sin pruebas… simple y sencillo. Al transitar por un mundo cargado de tantos caminos, unos que nos llevan al bien, otros al mal, nuestro libre albedrío y nuestro aprendizaje, como hijos de Dios padre es lo que nos da esa certeza de querer realizar toda labor y hacer toda circunstancia digna de nuestro Dios. Pero el llegar a esa conclusión, es porque realmente hemos aprendido de nuestro pasado.

pasado

 Puede que te avergüences de muchas cosas de tu pasado

Pues me alegra, y a Dios le alegra mucho más, eso es porque tu conciencia ha crecido en tal magnitud, que has aprendido la lección y posiblemente no volverás a repetir la prueba (esa prueba) sin embargo, ya sabes que vendrán más, muchas más. La buena noticia es que ya conoces la fuerza y el calor de nuestro Dios, y no se trata de arrepentirse de algo o no, se trata de aprendizaje, Dios no te ha juzgado, si tu camino está torcido y estás leyendo este artículo, es hora de enderezarlo y que lo que hoy “vives” (por llamarlo de algún modo, porque posiblemente te sientas muerto/a) alejado de la Comunión con Dios, se ha de convertir en un recuerdo que posiblemente te avergüence, pero te aseguro que te servirá para no repetirlo nunca más. No temas en dar el paso, muchas circunstancias que hoy vives pueden acarrear consecuencias, quizá muy graves, pero la angustia con la que vives se acabará.

“Me hiciste conocer los caminos de la vida; Me llenarás de gozo con tu presencia”

La Biblia; Hechos 2:28

 Dale la oportunidad a Dios de cambiar tu vida

Todas nuestras decisiones son “nuestras”, las circunstancias en las que vives son una mera serie de eventos afortunados o desafortunados, elegidos al final por ti; y a menos de que te encuentres en una situación de vida o muerte, donde te tienen secuestrado (a) y no puedes hacer nada para cambiar la situación (por ahora, pues ya llegará tu oportunidad y debes aprovecharla), donde estás ahora y en la situación en la que estás, es el resultado de tu pasado, de tu libre albedrío. El recuerdo de todo aquello que pasó, debe ser eso, un recuerdo, un aprendizaje, si por el contrario te empeñas en revivir un pasado tratando de cambiar algún error que cometiste, déjame decirte que tu tiempo está perdido, pues tu realidad es hoy, hoy debes permitirle a Dios padre cambiar tu vida, permitir que ese pasado que te avergüenza o que te duele, sirva de catapulta para crecer y no cometer más el mismo error, que la enseñanza que Dios quiso darte quede plasmada ahí mismo, y te sirva de referencia para crecer y hacer estupendamente bien las cosas hoy . Entrega a Dios padre tu pasado, y has de él un aprendizaje que te haga crecer como persona, pero por sobre todo, como hijo(a) de Dios, si respiras, si lees, si razonas, si vives en comunión con Dios padre, te aseguro que poco a poco tu pasado se convertirá no solo en enseñanza, sino en un profundo orgullo y ejemplo…

 “En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. Dios padre te guíe y te lleve por el camino de Su luz…”

La Biblia; Efesios 4:22-25

Dios padre te guíe y te lleve por el camino de Su luz…

Tu opinión es muy importante para nosotros, bendícenos con tu comentario al pie de este artículo. 
¡Bendiciones!

¡Comparte tus pensamientos con palabras!