Nuestra Herencia

Categories: Temporada 2014

Pasamos una vida entera luchando por alcanzar los sueños, trabajando día y noche por brindar una buena vida a los que amamos, sacrificando tiempo que muchas veces no tenemos, para luego solo descubrir que la herencia más grande que podemos dejar en este mundo es, nuestro ejemplo, nuestra herencia…

Nuestra herencia va más allá de lo que vemos

Es algo hermoso poder mirar atrás y descubrir que nuestra vida ha sido productiva, llena de experiencias gratificantes y enseñanzas duras.

Donde es posible que estemos a punto de encontrar la tranquilidad de dejar a nuestros descendientes, un camino menos difícil de transitar, sin embargo, no siempre lo que queremos es lo que los demás quieren, no siempre nuestros sueños tienen continuidad luego de dejar este mundo.

Porque Dios Padre nos ha hecho diferentes, por una buena razón; el aprendizaje que dejamos como herencia, es el impulso para que muchos otros sueños sean creados, para que muchos caminos sean abiertos y muchos destinos sean forjados, todos en aras del crecimiento en benevolencia, de amor propio y hacia los demás. nuestra  herenciaNuestra herencia va más allá de un montón de cosas materiales, de cuentas de banco “gordas”, o de una casa lujosa. Nuestra herencia más preciada es el amor con el cual hacemos lo que amamos, es el empuje que desde muy dentro de nosotros sale y hace descubrir a otros que en su interior también yace la fuerza para alcanzar todos los sueños, porque la fuerza la da Dios Padre y entender que todos tenemos acceso por igual y por propia decisión a ser llamados Sus hijos, esa es la mejor y más grande herencia de todas…

 “Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios Padre, los tales son hijos de Dios. Porque no habéis recibido el espíritu de servidumbre para estar otra vez en temor; mas habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos, Abba, Padre. Porque el mismo Espíritu da testimonio a nuestro espíritu que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios Padre…”
La Biblia; Romanos 8:14-17

Nuestra herencia más grande es el amor a Dios Padre

Todos soñamos con que nuestros hijos, nietos, bisnietos y toda nuestra descendencia, sea privilegiada, pero ¿Qué tanto te preocupas por hacer con amor las cosas que debes tu hacer?…
Nos preocupamos porque a veces nuestros hijos no nos “escuchan”, porque el tiempo que pasamos con ellos es limitado, sin embargo, no deberías preocuparte mucho por eso, porque aunque no te escuchan, te observan tan detenidamente, que posiblemente al crecer terminarán pareciéndose a ti.

Así que pon especial atención a la forma en que realizas cada tarea, ya sea en el trabajo, en la calle, en el hogar, o incluso en los momentos de ocio y diversión, porque es en esas cosas donde tu ejemplo arrasa con cada pensamiento de tus hijos, es ahí donde programas sin darte cuenta cada célula de los que amas e inyectas en ellos, el ejemplo de lucha, de amor, de dominio propio o bien de resentimiento, desdén, poca fe, poca luz.

Al caminar y esforzarte con amor hacia todo lo que haces, te estarás garantizando que aunque tu hijo no sea el abogado prominente que quieres que sea, la empresaria famosa, el doctor brillante, o cualquier cosa que has soñado para él o ella, será lo que él o ella sueñen ser, y sea lo que sea lo harán bien, lo harán con amor, y estarás siendo el eslabón reforzado de una herencia que no se compra, que no se vende, nuestra herencia se construye día a día, amando lo que haces, estando en comunión con El Educador del Universo, con el Señor de la Herencia universal, porque Él es tu ejemplo, mi ejemplo, Él todo lo hace con amor, todo lo llena de luz y cuando le conocemos queremos y entendemos que somos amor y somos luz, ¿Te parece curioso?, es porque esa es nuestra herencia, imitando ese amor paternal incondicional y respetuoso, estarás brindando a los que amas la guía necesaria para tener una vida llena de emoción y bendición, sea cual sea el camino por el que Dios Padre decida hacerlos transitar…

“Y ¿Que tenéis vosotros para que no gastéis en el sendero de Dios Padre, siendo que a Él pertenece la Herencia de los cielos y la tierra?…
El Corán; Sura 57:10 

Que la bendición de Dios Padre los alcance, y que con amor heredes a tus hijos, lo que Dios Padre te ha heredado a ti…

Su opinión es muy importante para nosotros, les invitamos a plasmar sus pensamientos con palabras al pie de esta prédica…

 

¡Comparte tus pensamientos con palabras!