Muerte ¿Final de la vida?

Categories: Temporada 2013

“Cuando naciste, todos reían y tu llorabas, vive de tal forma de que cuando mueras, todos lloren y tú sonrías” Anónimo
Al enfrentar la muerte de un familiar, amigo(a) o de alguien a quien amamos, nos enfrentamos a un shock, que al final, Dios Padre regalándonos el tiempo, nos trae la paz y la serenidad que necesitamos para seguir viviendo. Pero… ¿Cuándo ya no hay tiempo para superar una muerte, nuestra propia muerte?…

La vida, el tiempo de preparación para la misma muerte…

Cada vez que llega una criatura al mundo, el corazón se nos enternece al ver el milagro de la vida, forjado por el mismo Dios, sin embargo, pocas veces, en medio de la algarabía y la fiesta que este milagro representa, pensamos en que para ese bebé, ese día, empieza la lucha del aprendizaje, para poder ganarse el día de su muerte, la tranquilidad de haber hecho las cosas de la mejor manera, y por ende soltar la atadura que nos une a este mundo y abrazar el nacimiento espiritual del alma, ojalá al lado de Papá.
Es difícil pensar en la muerte, pero es realmente necesario. Nosotros como seres humanos, tenemos sueños, metas, anhelos y muchos de ellos se quedan en el camino, cuando pensamos que tenemos tiempo de sobra, por ejemplo cuando somos muy jóvenes, sentimos que nos podemos comer el mundo, y es posible que así sea, si encaminamos nuestras metas y vida al norte que nos marca Dios Padre, y no se trata de pasar rezando, orando, o dándonos con una “piedra por el pecho”, se trata de discernir cada enseñanza, aplicarla a nuestra vida diaria, y poco a poco ir construyendo un futuro cargado de luz y amor, un futuro que concluirá con la muerte de nuestra carne y el alumbramiento de nuestra alma. Por eso es tremendamente necesario no desperdiciar nuestro tiempo aquí, porque para muchos, ese tiempo antes de la muerte será sumamente reducido, entonces mejor, “no jugársela”, debemos aprovechar la vida, para tener una buena muerte, lo cual en carne, es lo único que tenemos seguro.

Muerte

Nunca se sabe, Dios puede poner un punto final, o solo una coma…

Hace un tiempo escuché el testimonio de un joven, el cual un tiempo atrás, sufrió la terrible experiencia de casi perder la vida ahogado, y lo describió de una forma tan sencilla y conmovedora, y me dio una perspectiva diferente de lo que realmente es la muerte. Contaba que se metió a un lago, y algo pasó, lo que recuerda es que minutos después se estaba ahogando, contaba detalladamente como al entrar el agua a sus pulmones, le invadía un terrible dolor, la desesperación de no poder respirar, y el tiempo de angustia que vivió, sintiendo según sus palabras, al acercarse a la muerte, una inexplicable paz… Alguien entró al lago en ese momento y lo salvó de la muerte. Luego saltó la pregunta que era necesaria hacer… ¿Sentiste paz sabiendo que estabas a punto de morir, cómo es eso posible? Y el joven contestó, “Pues en medio de toda mi angustia al sentir que la vida abandonaba mi carne, Dios, en mi alma tomó el control, pude hacer un viaje a lo largo del tiempo vivido y supe que aunque deseaba tener más vida para cumplir más sueños, entendí que a pesar de eso, la muerte no pudo quitarme lo que Dios me había regalado a mi corta edad, yo Le conocí, traté de serle fiel y obediente, y sabía que si me tocaba irme ya, me iría con Él, por eso sé, que me embargó Su paz, pero bueno, al parecer aún tengo trabajo que hacer…”
Es una linda historia, y no solo porque tuvo una “segunda oportunidad”, es linda porque nos enseñó que, al estar bien con Dios Padre, el día de nuestra muerte deja de ser importante, pues Papá está en control, no se trata de la cantidad del tiempo de vida, se trata de la calidad de ese tiempo… De nada vale vivir 100 años, si las enseñanzas de Dios Padre no calaron en nuestro corazón, será como buscar la segunda muerte, a la que debemos realmente temer; también hay muchos niños se han ido al cielo como pequeños sabios, dejando en la tierra, inolvidables enseñanzas y ejemplo de su vida, eso es un regalo de Dios Padre…

“En verdad el Día de la Decisión (el Día del Juicio) es el día de la cita para todos”
El Corán; Sura 44:40

Vida en comunión, muerte en comunión…

Sin importar la forma de muerte, trágica, impactante, esperada o repentina…, si tu vida la vives y la reflejas según las enseñanzas de Dios Padre, viviendo según Sus mandatos, viviendo según Su voluntad, cultivando la belleza de tu alma, ésta y tu espíritu vivirán, estarán a salvo, tu carne puede enfrentar la muerte en cualquier momento, pues tu esencia es inmortal Si le perteneces a Dios Padre, ten por seguro, que la reflexión final, en esos últimos segundos de tu vida, será que tu alma sonreirá a través de la paz de Papá, entenderás que a pesar de todo, puedes irte tranquilo(a) porque Dios Padre cuidará de los que amas tal y como lo hizo contigo, tal ves tus seres amados llorarán, te extrañarán, pero tu, partirás con una sonrisa, así que no hay porque temer…

“El mundo pasa, y también sus pasiones, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”
La Biblia; 1 Juan 2:17

 Que la Bendición de Dios Padre llene toda tu vida y la de los que amas, que te de sabiduría para seguir Sus señales, para que al llegar al final de esta vida, puedas ver hacia atrás y partir feliz a casa…

Tu opinión es muy importante para nosotros, por favor plasma tus pensamientos con palabras al pie de este artículo…

¡Comparte tus pensamientos con palabras!