Mi debilidad es Tu fortaleza

Categories: Temporada 2014

Como seres humanos, frágiles, inseguros, inciertos, sometemos nuestras vidas a un sin número de circunstancias, en las que a veces no encontramos la salida y chocamos contra la pared de la impotencia y la desesperanza, sin darnos cuenta que Dios Padre, lo que desea es un poco de fe solamente y que nos atrevamos a pronunciar: Señor, mi debilidad es Tu fortaleza.

Viviendo en fe, porque mi debilidad es Tu fortaleza…

Que tan difícil es realmente enfrentarnos a toda situación que se sale de nuestro control y que por ende nos saca en un instante de nuestro “status quo”. Momentos en los que tememos lo peor, donde la desesperanza nos embarga y donde vemos como nuestros sueños se van a la basura.
Pero es en ese preciso momento, donde nuestra fe empieza a probarse, y donde esa, “mi debilidad”, puede tornarse en un trampolín para sobrepasar todo aquello que nunca creimos poder alcanzar.
Para demostrar Su poder, a Dios Padre solo le basta con desearlo, sin embargo hay algo que le importa mucho más que eso, y es, la plena y total confianza de Sus hijos.

mi debilidad es tu fortaleza FBEs por ello, que muchos que han sufrido los embates de la vida, que han perdido su familia, su pareja, sus inversiones, su trabajo, en fin, de las tantas y miles de situaciones que desequilibran nuestro existir, por los que muchos incluso han optado por suicidarse, por desaparecer o simplemente dejarse llevar por su desgracia y autolástima, y que sin embargo también, estas mismas circunstancias le han servido a otros (una minoría) para levantarse, sacudir sus rodillas y correr por aquello que el mundo le niega, pero que Dios Padre quiere darle, y aprende a convertir toda desgracia en una oportunidad, llenándose de una fuerza inexplicable, y claro que lo es, esa fortaleza viene  solo de Dios Padre…

“Porque fuiste fortaleza al pobre, fortaleza al menesteroso en su aflicción, refugio contra el turbión, sombra contra el calor; porque el ímpetu de los violentos es como turbión contra el muro”
La Biblia; Isaias 25:4

El secreto está en avanzar y creer

Muchos dirán quizá, “eso son excepciones, golpes de suerte, circunstancias distintas, etc etc etc”; sin embargo, puedo asegurarte que solo existe una abismal diferencia… La fe en acción…
Mi debilidad al enfrentar un trabajo que me exige mucho más de lo que “puedo dar”, es quizá pensar que no soy apaz de lograrlo porque mi capacidad es menor, y muy posiblemente sea cierto, quizá mi capacidad es insuficiente, y es ahí, donde Dios Padre nos habla (y satanás también), y de repente nos encontramos con la gran paradoja, de si debo solo dejar atrás todo, o por el contrario seguir adelante…

“Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya frutos, aunque falte el producto del olivo,y los labrados no den mantenimiento, y las ovejas sean quitadas de la majada, y no haya vacas en los corrales;con todo, yo me alegraré en Dios Padre, y me gozaré en el Dios de mi salvación”
La Biblia; Habacuc 3:17-18

¿Como seguir adelante si ya no tengo fuerzas?

Indentificando mi debilidad, a través de toda mi vida, podré ententer que tan fuerte es mi Dios Padre, tan sólo con echar un pequeño vistazo a mi propio pasado y observar como se vienen a nuestra memoria momentos en que literalmente necesitábamos de un milagro y decidimos trabajar por él, ser dignos de recibirlo, y finalmente llegamos a culminarlo.

Sin embargo ¿Cómo lo hicimos si nuestras fuerzas flaquearon, si sabíamos que ya no podíamos más?, sencillamente porque es ahí, en el momento en que yo acepto mi debilidad humana, y entiendo que mis fuerzas son nulas para lograr lo que quiero, cuando Dios Padre empieza a desatar Su poder con toda libertad, y de repente nos convertimos en seres que pueden lograr cualquier cosa que se propongan, porque ya mi debilidad deja de ser, para convertirse en la Fortaleza que Él nos dá para seguir adelante.

Qué forma más tremendamente maravillosa tiene Dios Padre para manifestarse en cada vida…

“No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios Padre que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia”
La Biblia; Isaias 41:10

Deja que Dios Padre desate toda la fortaleza que necesitas…

Dejar trabajar a Dios Padre en todos los aspectos de nuestra vida, simplemente nos cambia desde la raíz de nuestro ser; porque aprendemos a no desesperarnos y esperamos con ansias el momento de inmovilidad de nuestras fuerzas, porque sabemos que es cuando Dios Padre se glorifica en mi debilidad y exalta todo Su poder.

Situaciones que en otro momento de la vida, hubiesen terminado en desgracia, se convierten en los grandes retos que llenan con triunfo nuestra vida, pues la conquista de las debilidades humanas trasciende más allá que solo desearlo, se trata de creer que Dios Padre está atento a socorrerme, atendo siempre a mi comportamiento y mi deseo de hacer cada cosa con amor, atento siempre a mi actitud, más que a mi aptitud, pues es Él quien me capacita, Quien me renueva y Quien me dá un nuevo respiro para dar ese “kilómetro extra” que necesito para alcanzar todo aquello que Él siempre ha querido para mi, y que me será imposible, si mi ser no pasa primero a través de las manos de Su Voluntad…

“Oh, los creyentes, buscad el socorro en la constancia y la oración, porque Dios Padre está con los perseverantes”
El Corán; Sura 2:153

Que Dios Padre Fortalezca tus debilidades, te ilumine la mente y cuide tu alma y tu espíritu por siempre…

Tu opinión es muy importante para nosotros, por favor deja tu comentario al pie de esta prédica…

¡Comparte tus pensamientos con palabras!