Idolatria al futbol

abril 22, 2013 - Temporada 2013

Lo malo de los excesos es encontrase en el borde con uno de ellos. En este artículo analizaremos la idolatria al futbol, y como en algunos casos se convierte en muerte y en maldición para los pueblos que la profesan incluso sin saberlo.

La idolatria al futbol ante nuestro celoso Dios padre

idolatria al futbolDe primera entrada muchos a los que no les guste el futbol del todo dirán  “sí idolatría”, “no más futbol”, etc; sin embargo no hay nada de malo en practicarlo como deporte, en vivir de dicha actividad como profesional o como comerciante, ni tampoco hay nada de malo en ser seguidor de algún equipo, y porque no… Asistir frecuentemente a los encuentros e identificarse con una camiseta. Lo malo es llegar a la idolatria al futbol.

“Adora al Señor tu Dios y sírvele solamente a Él.” (Lucas 4:8)

 

Sus inicios como pasión de multitudes

idolatria al futbol

El fútbol es un deporte que despierta pasiones en los humanos desde su aparición el 30 de noviembre de 1872; donde se llevó el primer encuentro de Balón pié que es como se conoce al fútbol moderno.

Pasión que llena estadios a lo largo y ancho del mundo; y que sin lugar a cuestionamiento, es él más claro ejemplo de idolatría que podemos encontrar arraigada en nuestros pueblos modernos. Como latinoamericano es difícil no haber disfrutado de un buen partido de Fútbol  y como no, si muchos países como Brasil, Argentina, Uruguay, España, y otros han tenido participaciones donde se han llevado la Copa de los Mundiales de Fútbol avalados por la FIFA.

idolatria al futbolEl problema radica cuando por el fútbol dejamos de pensar en Dios padre, y comenzamos a idolatrar a figuras que inclusive como el caso de Maradona se le dice abiertamente “dios”, o Pele, o tantas otras figuras de las cuales, como latinos debemos sentirnos orgullosos, pero sobre que concepto lo elevamos sobre papito Dios… eso es idolatria al futbol…

Dios padre “es un dios celoso”, un Dios que no admite competencia en lo que adoración, admiración, y en el fanatismo compete.
Casos donde el fanatismo se convierte en idolatria al futbol. Cuando llevamos a un lugar en nuestras vidas una actividad; y le damos a esa actividad mayor preponderancia en nuestro diario vivir como individuo, o como sociedad, estamos ante un flagrante cachetazo al mandato de no tener iconos más allá de papito Dios.

“Y destruiré vuestros lugares altos, derribaré vuestros altares de incienso y amontonaré vuestros cadáveres sobre los cadáveres de vuestros ídolos, pues mi alma os aborrecerá.” (Levítico 26:30)

Algunos casos donde claramente vemos el fanatismo convertido en idolatría al fútbol, es donde nos encontramos con:

idolatria al futbolViolencia: [highlight] Las mal llamadas “barras” en los estadios; que son grupos de afiliados normalmente asociados a delincuentes, que aprovechan cada encuentro para buscar pelea con “los de la barra del frente”, con la mera intención de hacer prevalecer una voluntad ufana sobre la de otros… [/highlight] Olvidándose de respetar al prójimo y del amor incondicional que papito Dios nos manda a tener en nuestra vida en general.

 

idolatria al futbolAltares: [highlight] Cuantas veces hemos visto reportajes donde en una casa donde habita una familia hay altares al fútbol  expuestos a plena luz del día como si fueran una cruz tau [/highlight] , señalando e identificando que lo más importante en dicho hogar no es Dios, si no un balón o un trofeo.

 

idolatria al futbolTatuajes: [highlight] Es increíble ver que algunos seres humanos en su idolatría han llegado al extremos de tatuarse los colores de su equipo en su rostro, o en su cuerpo, olvidándose que el cuerpo es templo de Dios padre [/highlight] ; y que si bien es cierto reflejar una pasión, no debe permitirnos aislar a Dios de la decisión de que es o que no es correcto.

 

idolatria al futbolLicor, drogas y excesos: [highlight] En las afueras de los estadios, cuantas almas de Dios se ven consumiendo licor, drogándose  y todo con el fin de “pasarla bien” [/highlight] , en una tradición que como congregarse convierten en su plan predilecto para todos los fines de semana.

 

 

idolatria al futbolDesintegración: [highlight] Muchas veces vemos familias desintegradas porque papá, mamá, o los hijos, se olvidan de su vida por simplemente seguir a sus equipos de un lado al otro [/highlight] ; al extremo de llorar cuando pierden un encuentro, sentir ira contra el prójimo, o llenarse de algarabía en una especie de adoración a los que pateando una bola cumplen sencillamente con su trabajo.

“No te inclines delante de ellos ni los adores. Yo, el Señor tu Dios, soy un Dios celoso. Cuando los padres son malvados y me odian, yo castigo a sus hijos hasta la tercera y cuarta generación.” (Éxodo 20:5)

El fútbol no es malo… Es un gran deporte

Luego de hablar un poco de lo que se vive en el extremo no podemos dejar de hablar de lo bueno de este y de cualquier otro deporte. Donde a los que lo practican les aporta salud, una buena condición física, y es una excelente forma de crear y mantener amistades a lo largo de la vida. El problema no es la idolatria al futbol  el problema es no llamarla como tal ante nuestros semejantes, limitando a Dios padre la opción de quitar la venda puesta en los ojos de muchos por Satanás  con la única intención de que el tiempo que debe ser dedicado a la familia, se dedique a otros intereses…

idolatria al futbolRecuerda que en esta vida hay que identificar el pecado, [highlight] hay que pedirle permanentemente a Dios padre que nos haga ver y entender lo que no le agrada; y sobre todo abrirnos a la posibilidad de que lo importante para vivir en Comunión, para vivir en Cofradía, es reconocer la delgada línea entre algo que nos gusta; y algo a lo que le rendimos más importancia que a Dios en nuestras vidas. [/highlight] Que continúe el fútbol, que continúen los buenos encuentros, y que se siga produciendo buen fútbol; pero ojo… Ojo con el exceso.

 

“Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque ciertamente a los tales el Padre busca que le adoren.” (Juan 4:23)

Los invitamos a dejar sus comentarios al final del artículo; y a compartir este texto entre sus amigos y familiares.

Dejad que la verdad circule…
¡Que Dios los y las cuide siempre!

Play Cover Track Title
Track Authors