Hijos materialistas II

Categories: Temporada 2013

Recuerdo la forma altanera en que tantas veces recriminé a mi padre y mi madre, lo “agarrados” (mezquinos) que eran conmigo, nunca pude tener el pantalón de marca que quería, los zapatos de última moda, la mochila más espectacular para llevar mis cuadernos a la escuela… Pero lo que más recuerdo hoy, es que siempre me contestaban con lo mismo: “Te estamos haciendo un bien, cuando tengas hijos entenderás y recordarás estas palabras…”

¿Cómo criar hijos materialistas?

La semana pasada, nuestro Pescador de Almas; LArry HAns, a petición de muchos de nuestros seguidores, escribió “Hijos materialistas”, abordando este tema de una forma muy acertada, sin duda alguna inspirado por nuestro Señor, y en vista del gran éxito, y a petición de muchas personas, ésta semana les traigo Hijos Materialistas II…

Muchas veces se nos hace realmente difícil entender cual es la línea que divide, el consentir y criar con amor firme; con el malcriar y hacer los hijos materialistas…

Lo primero que debe hacer es permitirles desde muy pequeños que hagan “gracias” como el decir malas palabras, permitir berrinches, patadas, gritos y reírnos a carcajada limpia por lo gracioso que es el pequeño, cuando crezca un poco más ya tomaremos cartas en el asunto…

Después, cuando crezcan un poco más, cómprales todo lo que desean en el Supermercado, así se puede evitar la vergüenza que le puede hacer pasar al tirarse al piso, dando de patadas y llorando, al fin y al cabo, podemos llevar algo menos en las compras, pobrecito el bebé o la bebé, hay que complacerlos…

Cuando ingresen a la escuela, haz sus tareas, cómprales todo material que necesiten, y el que no necesiten también, por sobretodo, prémielo antes de recibir la primer boleta de calificaciones, y si traen malas notas, échale la culpa a la maestra o el maestro, por no enseñarles como se debe.

Cuando hagan algo malo, no los castigues, ni los regañes, jamás dialogues con ellos, cuando crezcan madurarán y posiblemente entenderán, ya habrá tiempo para conversar y dialogar…

Cuando crezcan un poco más, cómprales ropa de marca, zapatos finos y todo aquello que necesite y no necesite, para que sus hijos no se sientan menos que los demás muchachos, al fin y al cabo, los demás son hijos materialistas y no hay que dejar que humillen a tus hijos, vistiendo y luciendo mejores ropas y accesorios que ellos, no mientras tu vivas…

Saca préstamos para comprarles la “consola de videojuegos” de moda, el celular más novedoso, la tablet, la computadora, el reproductor de videos y todo aquello que lo haga lucir digno de ser un hijo tuyo…

Y continúa así hasta que crezcan… Y ahora sí, siéntate paciente a esperar el fruto de tanto esfuerzo… Haz criado hijos materialistas, que conocen excelentemente bien, el precio de las cosas, y por ende miden con eso, el precio de las personas… Y eso te incluye…

Hijos materialistas

Céntrate en la verdad, tu tienes el control si así lo decides…

El hecho de no darle a nuestros hijos todo aquello que pide, incluso cuando cuentas con los medios económicos para hacerlo, no te convierte en mal padre o mala madre. En una época donde el bombardeo publicitario va mucho más allá de un comercial de televisión, pues todos sabemos que el auge publicitario también está en las redes sociales y ellas han tomado el control de las relaciones interpersonales y vidas de muchísimas personas, sirviendo este medio para fomentar la “excusa” de permanecer al día con la tecnología y sus novedades. (¿Han visto por ejemplo, las “estampidas” humanas que se generan en muchas tiendas, cuando sale el nuevo teléfono celular de la marca de la “manzana”?).
Todos los días vemos ejemplos de hijos materialistas, exhibiéndo y exigiendo a sus padres, incluso aquello que no les pueden comprar y eso no es lo peor, todos los días vemos a esos padres y madres, compensando el tiempo, el amor, el diálogo casi nulo , con objetos materiales y/o dinero y sus hijos materialistas, se ven felices el día que recibieron lo que querían, sin embargo la sombra de la tristeza y la frustración viven en ellos, y como hijos materialistas, esperan que se les compense con cosas materiales, ese es el ejemplo que recibieron de sus padres (dinero = felicidad)… Y ojo, cuidado estás viendo ese ejemplo en tu espejo todas las mañanas…

“Instruye al niño en el camino que debe andar. Y aun cuando sea viejo no se apartará de él.”
La Biblia; Proverbios 22:6

El amor firme y el respeto

El amor firme, el diálogo, y esto aunado primeramente a un profundo respeto y amor por Dios padre, recordando que tenemos el poder de la oración a nuestro lado, son las armas más eficaces para corregir en definitiva, las acciones de padres y madres materialistas, criando hijas e hijos materialistas (éstos últimos no nacen, se hacen).
Y como ya se los mencioné antes, aunque se cuente con el dinero necesario y hasta más, a veces hay que decir que no y punto. El saber controlar nuestros sentimientos y poner en primer lugar la educación de nuestros niños, nos lleva por la difícil y hermosa senda, para erradicar a los hijos materialistas, limpiar y transformar poco a poco, este mundo egoísta, en un mejor lugar para las nuevas generaciones, donde el precio de cada quien sea basado en los dones que Dios Padre nos ha dado y no en el dinero que se puede conseguir con esos dones, que aunque es de bendición y motivo de agradecimiento, no nos debe definir y mucho menos regir el rumbo de personitas a nuestro cargo para convertirlas en hijos materialistas…
Que bello el verse cumplir un ciclo marcado por la sabiduría de Dios Padre, y tal y como me lo dijeron mis padres, hace mucho tiempo ya, entendí el valor de sus enseñanzas, cuando tuve hijos… Gracias papá y mamá, por enseñarme el verdadero valor de las personas…

Dios Padre nos dotó de inteligencia y amor, el ser humano cada vez es más solitario, más ensimismado, el contacto con los que amamos, el diálogo y la oración en familia, nos acerca y nos define, tienes todo lo necesario para que tus hijos aprendan el valor real de las personas y hoy por hoy, está en tus manos…

“Sed, pues, todo lo conscientes de Dios que podáis, escuchad-Le y obedeced. Y gastad en dádivas por vuestro propio bien: pues, los que están a salvo de su propia codicia – ¡ésos, precisamente, alcanzarán la felicidad!”
El Corán; Sura 64:16

Que la sabiduría y el ejemplo de Dios Padre te inspiren y que tus actos de amor, la crianza que le heredes a tus niños, bendigan la vida de muchas generaciones que llevarán tu sangre…

Tus comentarios son muy importantes para nosotros, por favor, deja tu opinión al pie de este artículo…

¡Comparte tus pensamientos con palabras!