Hablar con los muertos

Categories: Temporada 2013

Muchos de los que ven este artículo están muertos en realidad; van por el mundo como si “fueran el centro del queque, cuando no son ni el lustre” Aprovecha esta oportunidad, para leer el artículo completo sobre lo que se siente hablar con los muertos, y dale a papito Dios la oportunidad de quitarte la venda.

¿Debemos hablar con los muertos?
Entonces… ¿Cuál es el sentido de la vida?

El sentido de la vida es tener los “cojones” o las “tetas” para superarnos; para afrontar la realidad, de que venimos a vivir con el sencillo objetivo de ser mejores cada día, para que al final de los tiempos, se escriba en el epitafio de nuestra vida, que nos dedicamos a sembrar sueños, y cosechamos siempre éxitos.

El vivir pensando que la vida realmente se centra en nosotros mismos, es como hablar a una pared, o como hablar con los muertos, y ojo, no dándole una connotación de hechicería, sino todo lo contrario, como dignos hijos de Dios padre que repudiamos las artes oscuras…  Me refiero, a suponer que debes ir por el mundo pensando que primero tú, que segundo tú, que tercero tú, y que si hay un cuarto, quinto o sexto, debes ser tú, seguramente al hablarte, sería realmente, algo así como hablar con los muertos…

La vida es una prueba, desde que tenemos conciencia; hasta que somos llamados para rendir cuentas. Probablemente, nosotros nos imaginamos en una sala de un tribunal, o en una corte celestial , como incluso lo comparan como analogía varios textos clásicos, pero les garantizo que será algo diferente… Dios padre no ocupa escuchar palabras, Él conoce nuestros corazones, y sabrá al final de los tiempos si fuiste un ser humano que vivió en Comunión, o fuiste un títere más de satanás.

Hablar con los muertos

Hablar con los muertos es lo que se te ha ordenado

Al escribir este artículo Dios me revela que muchos dirán, “ooooohhhhhh hablar con los muertos”, y debo decirte al mejor estilo de la película “Sexto Sentido”, que probablemente aunque leas estas letras, y te sientas vivo, realmente estás muerto… Estás muerto porque no buscas más de Dios padre, estas muerto porque cada vez que abres la boca salen sapos y ranas, y no palabras de bendición para tu prójimo… ESTAS MUERTO PORQUE ERES TIBIO.

Dios padre a lo largo de la vida ha trabajado con sus apóstoles enseñándonos el camino, para que otros Le encuentren; y en este camino donde procuramos lanzar luz, gracias al pueblo de Dios padre que diezma en elalfoli.com, nos encontramos con miles y miles de personas que se levantan sonríen, viven una vida rutinaria, y se vuelven a dormir, viendo agotar grano a grano su existencia, viendo cómo avanza el río, el perder la oportunidad de trascender, de crecer, de buscar más de Dios padre, de vivir en Cofradía, de vivir en Comunión.

“Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. !!Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.”
La Biblia; Apocalipsis 3: 14-22

Debes hablar con los muertos

Por lo anterior es que hablar con los muertos es lo que se te ha ordenado; al ser tu una persona que desde sus propias condiciones, desde su casa, desde su trabajo, desde su negocio, habla de Dios padre, y busca que cada día más personas amen a papito Dios; ahí, entenderás realmente los grandes tesoros que están esperando en el cielo para ti.

Pese a que estés muerto…

¡Reacciona!…  Reacciona tu, que por obra y gracia del Espíritu Santo estás leyendo este artículo.

Reacciona, no te dejes llevar por la marea de lo cotidiano, no te dejes alejar de dónde vienes, busca a Papá, grita, grita conmigo que le amas…

“El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.”
La Biblia; 2 Pedro 3:9

¡Vamos grítalo!

En el nombre de Dios padre declaro bendición, prosperidad, luz y gracia sobre aquellos que obedientemente busquen dejar de estar muertos, y comiencen a derramar vida con sus actos.

 

¡Que Dios padre haga su voluntad en tu vida!

¡Comparte tus pensamientos con palabras!