Matar la gallina…

Categories: Temporada 2013

Dios Padre nos da palabra todos los días; con cada amanecer, y con cada situación Él nos habla, y nos habla cada vez con más fuerza. En esta oportunidad hablaremos de “matar la gallina”, por más que este título escandalice a algunos títeres.

Había una vez una gallina…

En una conversación con un alma buena y vieja; esta señora de edad avanzada me contaba como hacía tiempo, estando sitiados por dios dinero, en turbación y con muchas dificultades económicas, una vez les habían obsequiado una gallina, y que con los huevos les permitió luego comprar una segunda gallina, y poco a poco ir saliendo del paso, y por lo menos tener comida en sus mesas.

El tiempo había pasado y algunos vecinos (suponía ella) habían tratado varias veces de matar la gallina, hasta que finalmente lo consiguieron.

Cuando los vecinos cumplieron su objetivo de matar la gallina, al poco tiempo, el negocio se les vino abajo, y comenzaron a tener mucha hambre, y no poder cumplir las necesidades de sus dos hijos, y mucho menos las de ella y de su marido.

Todo para aquella familia parecía gris, triste y poco optimista, y en ese momento, aquella señora en su humildad, me daba palabra, palabra que comparto con ustedes en esta oportunidad al contar la historia de “matar la gallina”.

Ella me narraba que luego del incidente; ella que siempre había sido buena horneando, comenzó a hacer pasteles, su marido que había estado un poco enfermo, oró, y tomó nuevas fuerzas y salía día a día y regresaba con el pan del día siguiente… Su hijo mayor logro obtener una beca y comenzar sus estudios universitarios, y poco a poco todo fue para mejor.

Aquella señora me decía “Dios Padre nunca nos abandono, siempre nos guió, y nuestra Fe nos mantuvo protegidos”.

gallina

A veces hay que matar la gallina…

Luego de esta bella historia “matar la gallina”, deseo ayudarles a dirigir el tiempo de incertidumbre, el tiempo donde las dudas son plenas, y donde creemos que Papá nos ha abandonado.

Muchas veces nos aferramos a la comodidad, y esto, al sentir que todo esta bien nos impide continuar prosperando, nos impide continuar luchando.

Nosotros venimos a la Tierra a “guerrear”, a luchar, a combatir día con día, amanecer con amanecer, para poder construir según la voluntad de papito Dios un mejor destino, que no solo nos alcance a nosotros y a nuestros hijos, si no que marque el destino de nuestros nietos, y de los nietos de nuestros nietos.

Debemos buscar bendecir e inculcar la fuerza de Dios Padre a nuestras generaciones futuras, debemos mantener un espíritu combativo, que nos permita no tener que esperar ver el enemigo matar la gallina, nuestras gallinas, si no que nos permita avanzar con determinación, seguir y seguir creciendo, seguir luchando en victoria con Dios Padre, seguir siendo objeto de acción, seguir siendo objeto de Fe.

“El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo al Señor: Esperanza mía, y castillo mío; mi Dios Padre, en quien confiaré. El te librará del lazo del cazador, de la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro; escudo y adarga es su verdad”
La Biblia; Salmo 91:1-4

Ten confianza en Papá

Mis amados… Si Dios Padre ha cambiado; es porque HOY es aún más poderoso.

Y recuerda… Que no siempre el que mata a la gallina es tu enemigo; él o ellos, al igual que cualquier objeto visible y no visible, tiene en cierta medida algo de Dios Padre en su corazón, y quiera o no, siempre actuaran acorde a lo que Papá mande.

A veces los padres (al matar la gallina) tienen que educar con disciplina, y muchas veces esta disciplina implica dar lecciones duras, lecciones complejas, pero que en unión con la oración, con amor y respeto a la voluntad de nuestro Rey, siempre nos llevara a un mejor negocio, a una mejor situación, a una mejor vida.

Dios Padre solamente desata bendición para los que se someten a Él.

“Y al que Dios Padre guía, nadie podrá extraviarlo…”
El Corán, Sura 39:37

Cordialmente invitados a dejar sus comentarios al pie del artículo.

Bendiciones lo alto mis amados… ¡HOY es un EXCELENTE día para ORAR!

¡Comparte tus pensamientos con palabras!