Fanatismo que refleja odio

Categories: Temporada 2013

En una época moderna debemos actuar acorde al tiempo en que Dios padre decidió que naciéramos; y entender que el fanatismo es enfermizo , contrario a la bendición, y además sumamente alejado de la tolerancia que necesitamos en estas épocas.

Fanatismo… No solo religioso

Primero hay que barrer en casa; y está bien iniciar este artículo sobre el fanatismo hablando sobre el fanatismo que experimentan seguidores de todas las religiones, donde sin nombrar ni señalar vemos como la religión con fanatismo se convierte en enfrentamiento y muerte. La religión es llamada por muchos como el opio de los pueblos, pues científicamente por muchos años, el control religioso detuvo la “evolución” científica del mundo, matando a cientos o miles de sus representantes, por sostener ideas que hoy sabemos totalmente ciertas, como que la tierra es redonda, que el sol no gira alrededor de nosotros sino nosotros alrededor del sol, que el agua es agotable, y que las mujeres son tan capaces como los hombres para desempeñar cualquier labor.

Lo anterior es el resultado de la revolución que ha sufrido el mundo; impulsada por papito Dios [/highlight]   , y dirigida al final de los tiempos como se a especificado en textos clásicos como la Biblia, el Corán y muchos otros que incluso datan de más de 5000 años de antigüedad. El fanatismo en la religión es el extremo en que nos consideramos superiores a otros, al punto de decir, “si no es de mi religión está condenado a los infiernos, cuando realmente Dios padre no es un Dios que busque condenar, y es un Dios para todos, por lo que conoce la realidad en que nacimos, nos criamos y nos desarrollamos.  Es poco probable pensar que si alguien nace en una isla; y se quedó sin papá ni mamá, y nunca recibe una doctrina religiosa, por eso papito Dios ha de desecharlo del libro de la vida…

Esos pensamientos son totalmente salidos de contexto, y debemos entender que Dios padre lo que busca y proclama a lo largo del mundo, sin importar la religión, es que nos amemos y nos respetemos como prójimo.

Fanatismo

El fanatismo en las diferentes ideologías

Es tan curioso conversar con inconversos, con políticos fanáticos, con científicos que parece que olvidaron que la observación implica apertura de mente, o bien con padres o madres que creen que sus hijos nacieron hace 40 años, que el tiempo se congeló en la época en que ellos mismos fueron criados; y es donde entendemos porque Dios padre fijo la muerte en la tierra, y es debido a que la incapacidad de adecuarnos a los tiempos, nos hace sujetos estáticos, y el mundo es un mundo dinámico, donde lo que hoy es correcto, mañana será inmoral, o lo que ahora es inmoral, mañana será la última moda.

El fanatismo consiste en aferrarse a una creencia y pensar que todos los demás están equivocados; y convertir nuestra inconformidad con su diferencia de pensamiento, a odio, repulsión, exclusión e incluso violencia.

Es usual ver noticias donde asesinan prostitutas, homosexuales, travestis, que incluso mueren a lo largo de Latinoamérica, acribillados en plena vía pública por aquellos que creen que están haciendo un bien, y es cuando vemos que el fanatismo es una demostración de odio, y por ende una artimaña de satanás para alejarnos del verdadero objetivo, que es no juzgar, tal y como lo indica uno de los mandatos de la Cofradía Vino del Rey. El no juzgar, nos aleja del fanatismo.

“¿Y quién es mejor en la religión que uno que se somete a Dios mientras se hace el bien y sigue la religión de Abraham, inclinándose hacia la verdad? Y Dios tomó Abraham como un amigo íntimo.”
El Corán; Sura 4:125

El fanatismo demuestra ignorancia

El otro día platicando con un grupo de 4 sacerdotes católicos; nos encontrábamos en una bonita tertulia cavilando sobre el factor “nacimiento” en el mundo, y les planteaba que si cualquiera de ellos hubiera nacido en otras zonas geográficas del mundo, Dios padre probablemente los hubiera llamado a servir en la organización religiosa que predomina en dicha ubicación, y evidentemente ellos asintieron, pero que agradecían a Jesús por llamarlos a servir en la Iglesia Católica. Días después platicando nuevamente con el más amigo de los 4 de aquella noche; me daba la razón, y compartimos el pensamiento de que papito Dios nos llama a servir en ministerios diferentes, pues todos somos diferentes, y coincidimos en diferentes dones.

Lo importante no es si tienes la camiseta del Catolicismo, del Cristianismo, si eres Judío, si profesas el Islam, o si te llamas “agnóstico”; lo importante es que trabajes tu relación con Dios padre (o como la fuerza superior), y respetes a los que creen diferente, porque al fin y al cabo ninguna religión ha salvado a nadie, ni lo ha condenado, cada uno será juzgado por las tablas de su corazón, de uno en uno, y tal como venimos al mundo, solos. El fanatismo esclaviza. 

“A unos que confiaban en sí mismos como justos y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola: Dos hombres subieron al Templo a orar: uno era fariseo y el otro publicano. El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: “Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres: ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, diezmo de todo lo que gano.” Pero el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: “Dios, sé propicio a mí, pecador.”  Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro, porque cualquiera que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido.”
La Biblia; Lucas 18:9-14

¡Que la gloria sea de Dios padre hoy, mañana y siempre!

Inclinando mi cabeza ante el Señor de Señores, le pido bendecir tu vida, orientarte cada día más, y desatar bendición en la misma medida en que desates bendición en tu prójimo. ¡Cordialmente invitados a dejar sus comentarios al pie de la página!

¡Comparte tus pensamientos con palabras!