Familia, bendición de Dios Padre

Categories: Temporada 2013

Muchas veces, por la forma en que se mueve el mundo, obviamos muchas de las bendiciones que Dios Padre prepara día a día, para cada uno de nosotros, como lo son nuestros seres queridos. Sin embargo, la familia de sangre o por elección, siempre está ahí, quizá no siempre en los buenos momentos, pero incondicional en los malos y amargos instantes que a veces como humanos enfrentamos en la vida…

No eres huérfano(a) tienes familia

Muchos al leer estas primeras líneas, quizás dirán, “yo no tengo a nadie, estoy solo(a) en el mundo…”, pero aunque no lo creas esta prédica va especialmente dirigida a tí; Sí, es para tí, tú que te sientes abatido por los desbordes de la vida, tu que te sientes solo, que te sientes traicionado, tu que te sientes incompetente para lidiar con tu propio existir, con tu propio cansancio, tu que no tienes a nadie a quien llamar papá, mamá, hermano, hermana o amigo.

Estas palabras son escritura leal de lo que Dios Padre ha puesto en mi corazón para ti, sabes, ya es momento que aceptes tu familia, que aceptes que tu existir no es una “casualidad” más del universo, aquí no existen las casualidades, todo tiene un porqué aunque no estemos preparados para entenderlo, no eres huérfano(a), hay un Padre que te ama, que ríe y llora tus aciertos y desaciertos, Dios Padre está siempre ahí en tus batallas.

Él te llama “mi hijo(a) amado(a)” ya no te sientas más solo(a), es el momento de levantar tu cabeza, de ver a la cara la adversidad y decirle, yo no estoy solo(a), yo no soy huérfano(a), no te metas conmigo, porque mi Padre que está en los cielos, responde por mí… Así es tienes Papá… Tienes familia…

Familia

Dios Padre responde por ti

Al enfrentarnos a la zozobra y al engaño, muchas veces salimos terriblemente heridos, separaciones, alejamientos, discusiones innecesarias, ofensas, humillaciones, mentiras y todo aquello que te hace sentir mal, con el único propósito de procurar hacerte sentir desolado, solo, abatido y triste.

Ese preciso instante donde la duda te abate, es precisamente el mismo instante donde muchos hemos encontrado la paz por medio de la fe y la confianza en nuestra familia, nuestro Papá, Dios Padre.

Es momento de sentirte amado(a), querido(a), ya Papá está trabajando en tus asuntos, Él como tu familia, está dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias mientras tu lo dejes actuar como tu Padre, Él responde por tí, creélo…

“No deban a nadie nada, sino el amarse unos a otros. Porque el que ama a su prójimo, ha cumplido la ley”
La Biblia; Romanos 13:8

Oración por la familia

¡Hola Papá! Hoy antes de pedirte cualquier cosa, quiero agradecerte, pues despues de tanto tiempo en que me he sentido huéfano(a), por fin me he dado cuenta, que mi familia Eres Tu, siempre has sido Tu. Te pido Gran Señor, Creador del universo, que por ninguna razón dejes de amarme, dejes de auxiliarme, dejes de guiarme, porque sin Ti Papá estoy perdido(a).

Bendice Dios Padre mi familia terrenal, a todos aquellos que comparten parte de mi sangre, o simplemente son mi familia por elección, regálales paz, serenidad, amor y sabiduría, para que sepamos entendernos en momentos en que nuestra humanidad nos juegue malas pasadas, para saber perdonar sus errores y ellos sepan perdonar los míos, que la Luz de Tu presencia reinen por siempre en sus vidas y en la mía…

Gracias Papá por llamarme Tu hijo(a), gracias Papito Dios, porque hoy y de una vez por todas sé, que no soy huérfano(a). Bendito Seas mi amado Padre… Amén

“Sean afectuosos unos con otros con amor fraternal; con honra, dándose preferencia unos a otros”
La Biblia, Romanos 12:10

Somos hijos del mismo Padre, el mundo es nuestra familia…

Corre ahora mismo, llama a ese familiar que hace tanto no escuchas, abraza a tus hijos, tus hermanos, a tus padres, a tus abuelos, recuerda el trayecto de tu vida es corto, no pierdas tiempo en trivialidades…

Y si no tienes familia de sangre, y piensas, y yo, ¿A quién busco? quizá no te has dado cuenta que tu familia está también en personas que ves una sola vez en tu vida, tu hermano está ahí, en cada cara extraña, en cada persona triste, alegre o melancólica, muchas veces una sonrisa, una bendición de tus labios, puede hacer la diferencia y pueda rescatar de las garras de la soledad y la tristeza a alguien que quizá no volverás a ver nunca.

Haz la diferencia ahora que sabes que tienes familia, regálale a cada persona que hoy te topes en la calle una sonrisa, una palabra amable o simplemente una cortesía, dale un lugar en el autobús, dile buenos días a quien sube contigo el ascensor, regálale una palabra de aliento a quien sientas triste, que se yo, tantas cosas que no cuestan nada y que pueden hacer tanta diferencia, porque aunque aún no caes en cuenta, recuerda, ellos también son tu familia, somos hijos del mismo Padre…

“A aquellos que creen y hacen el bien, el Misericordioso les acordará Su amor (para que se amen recíprocamente)”
El Corán; Sura 20:96

Que la bendición de Papá iluminen tu vida querido hermano, querida hermana, querida familia, que Papá ilumine sus almas con Su presencia y que la bendición de nuestro Señor, se derrame infinitamente sobre sus vidas hoy, mañana y siempre por toda la eternidad…

Tu opinión es muy importante para nosotros, por favor plasma tus pensamientos e inquietudes con palabras, al pie de este artículo.

¡Comparte tus pensamientos con palabras!