Exito, sentirse victorioso(a)…

Categories: Temporada 2013

Hace pocos días, se me hizo una pregunta, la cual en el momento no pude contestar, por lo menos no tan acertadamente como hubiese querido, sin embargo, al pasar de los días, me obligó a hacer mi propia introspección, y un análisis detallado, pidiendo como siempre la iluminación del Rey de reyes, para encontrar interna y honradamente una respuesta ¿Te sientes victorioso(a)?… ¿Has sentido el exito?…

El hombre y la roca…

Hace mucho tiempo un hombre descansaba plácido en su cabaña, cuando de pronto una luz cegadora apareció; Era la presencia de Dios Padre quien puso en su corazón realizar una tarea; le mostró una enorme piedra frente a su cabaña y le preguntó: ¿Quieres servirme?… A lo que aquel hombre consternado respondió: Si Señor, quiero servirte… Dios Padre le dijo que debía empujar todos los días aquella roca con todas sus fuerzas…

Aquel hombre deseaba tener exito en la tarea encomendada y con mucho ahínco, amor y valor, día tras día empujaba la enorme piedra con todas sus fuerzas… Pasaron varios años, y el hombre seguía empujando la gran roca, pero ésta no se movía ni un milímetro. Cada noche, llegaba a su morada cansado y pensando en que si realmente alguna vez conseguiría el exito, pues al fin y al cabo Dios Padre de alguna extraña forma se lo prometió.

En medio de sus dudas y frustración, Satanás empezó a susurrarle: ¿Para qué sigues empujando la piedra fracasado? ¿De verdad crees que tendrás exito algún día?… Mira, no seas iluso, haz estado empujando está piedra por muchos años y no se ha movido ni un milímetro… Eres un completo fracaso… No te esfuerces más, no vale la pena, es tarea imposible… El hombre dudó, sin embargo decidió elevar una oración a Dios Padre, para pedirle guía y si era necesario fuerza para seguir.

Señor, he tratado de ser obediente, he hecho lo que me pediste por muchos años, sin embargo no alcanzo el exito en mi tarea, he fracasado, no he podido mover la piedra ni un milímetro, ¿Qué pasa Padre? ¿Porque no alcanzo el exito? ¿Acaso no he sido obediente? Dios Padre le contestó: Querido amigo, yo te inquieté y tu decidiste obederme; ¿De verdad crees que fracasaste? Es cierto que no has movido la roca, pero tu tarea no era moverla, era obedecerme a pesar de la adversidad, a pesar de las dudas, y lo has hecho. Nunca dije que esperaba que tu la movieras…

Sin embargo, mira lo que has ganado, tus brazos y espalda, son fuertes y musculosos, tus manos callosas por la constante presión, tu piernas se han vuelto como rocas y ha pesar de la adversidad, tu actitud ha mejorado, tu paciencia ha crecido y tus habilidades se han incrementado por la búsqueda constante de aprendizaje, de buscar técnicas para mover la gran roca, eres mil veces más ágil, fuerte e inteligente, que hace unos años atrás, cierto, no has movido la roca, pero te encomendé ser obediente, empujar, para ejercitar tu vida, tus proyectos y tu fe en Mí, ahora te das cuenta que desde que decidiste obedecerme, empezaste a caminar por la senda del éxito… Ahora, hijo, yo moveré la roca… 

“Te he mandado que seas fuerte y valiente. No tengas, pues, miedo ni te acobardes, porque el Señor tu Dios estará contigo dondequiera que vayas”
La Biblia; Josué 1:9 

El exito, más que una meta, un camino…

Al igual que el ejemplo de la historia, muchas veces Papá nos pone a empujar la roca gigante, esa que sentimos que retrasa nuestra vida, nuestras metas, nuestro éxito, nos pasamos una vida entera luchando y esforzándonos grandemente para obtener el éxito que deseamos, sin embargo, a veces no entendemos que siendo obedientes, somos ya victoriosos y dignos de un continuo crecimiento de vida, tanto en lo natural como en lo sobrenatural.
exito

Sigue empujando tu roca…

Papá no te prometió que las cosas serían fáciles, pero si te prometió exito, sigue empujando, ante la adversidad y la duda, ante las pruebas, solo empuja, obedece y serás exitoso(a), sigue el plan divino, fortalece tu mente, tu alma, tu espíritu y tu cuerpo, crece y crece, quizá algún día puedas mover la roca. 

Y cuando la muevas te darás cuenta que no fuiste tu verdaderamente quien lo hizo, si no, que Dios, desde siempre y gracias a tu fe, estuvo atento a cumplir los anhelos de tu corazón, aquellos que te llevarán a sentirte pleno(a), importante, victorioso(a) pues le fuiste fiel y obediente, aun en momentos en que no entendías el por qué debías empujar y empujar tu roca…

Sigue adelante exitoso(a), victorioso(a), que al estar bajo el abrigo de Papá, ya hemos ganado… Hoy espero en mi corazón, que tu respuesta ante la pregunta, ¿Te sientes victorioso(a)?, sea igual a la mía: ¡Sí, me siento en Victoria! Sigue empujando tu roca, sigue avanzando en fe, crece espiritualmente, crece intelectualmente, pon todas tus actitudes y aptitudes al servicio de Dios Padre, Él potencializará todas tus virtudes, Él moverá todo obstáculo que quiera impedirte ser lo que debes ser, un feliz y agradecido hijo(a) de Dios Padre, Él ya te dió el exito, ya te entregó la victoria desde el momento en que decidiste obedecer y serle fiel…

“Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de el Señor tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también el Señor tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de el Señor tu Dios.”
La Biblia, Deuteronomio 28:1-2

Que Dios Padre bendiga grandemente tu vida y la de los que amas, que Su luz infinita te dé las fuerzas para seguir sin dudar nunca más de Su amor incondicional…Tu opinión es muy importante para nosostros, expresa tu sentir al pie de este artículo.

Bendiciones

¡Comparte tus pensamientos con palabras!