El mundo es de los audaces

Categories: Temporada 2013

Llegado el momento debemos ser honestos, el mundo tiene normas, tiene formas de alcanzar el éxito, y que muchas veces, pensamos que el techo de las personas es su inteligencia, cuando en realidad, el mundo es de los audaces, y esto no quiere decir que para ser audaz se tenga que vivir separado de los mandatos de Dios padre.

El que nace para maceta…

Ya lo he predicado con anterioridad; mi vida antes de entregarme al monoteísmo, de aceptar a Dios padre como mi único Dios era muy compleja… Pero no fue que lo fue a partir de que fui adulto, lo fue desde siempre, desde niño. Yo nací en un hogar lleno de pobreza, lleno de limitaciones, sin ningún tipo de educación, y en general lo único que mi mamá tenía para recetar día y noche era oración… ¡Gracias a eso se alimentó mi espíritu y Dios padre me llamo!

Pero en la casa de mi madre siempre la miseria fue la que reinó, todos mis tíos siempre vivieron atados a los malos negocios, al sexo por sexo, a la falta de educación y al maldito conformismo, que hace que día con día, niños, jóvenes, adultos y ancianos con grandes potenciales, se vean enfrascados en el “pobrecito yo”, “yo no puedo”, “me tratan mal cuando me corrigen”, “me siento tonto(a)”, y etc.

Yo en general recuerdo que mi mamá siempre me decía “El mundo es de los audaces”, y esto me hizo desde muy pequeño entender que la mediocridad aunque estaba rodeada de ella, no era algo que papito Dios había definido para mí, no la sentía propia, yo siempre me sentí con deseos de más, yo siempre destaqué (antes de mala manera; porque era un líder negativo, pero finalmente líder), y con el tiempo siempre lograba ser audaz y ganarme los pesos desde los 12 años cuando jugando cartas me pagaba los estudios, porque en mi casa solo había arroz (y eso cuando había).

“Si hubiesen creído y temido a Dios padre habrían sido mejor recompensados de la parte de Dios. Si solamente los supiesen”
El Corán; Sura 2:103

Demonio mediocridad

Luego fui creciendo y todo mundo a mí alrededor me ataba, me ataban a pobreza, a un futuro de delincuencia, a la miseria… Y claro… Me ataban a lo que conocían, a lo que vivían, a lo de ellos… Pero no era lo mío; ya Dios padre me había elegido.

Lo mío era el éxito, era la abundancia, era el destacar, era el mover masas, era el siempre brillar… Y así fui creciendo viendo y contando él “éxito” en migajas, porque me sentía audaz, y creía que porque “bailaba” a la gente, era el dueño del mundo…

En esta época intermedia donde Papá me estaba preparando para llamarme a su servicio, aprendí mucho, muchas cosas, pero salía a la calle con hambre, con hambre de éxito y con sed de progreso, con determinación de prosperidad, sin importarme a quien me llevara por el frente.

¿Y qué paso Larry?

Pues si alcance cierto éxito, puede comprar mi primer casa, tuve carro a los 18 años, y acumule cosas materiales que pensé en algún momento, que como el mundo es de los audaces, me iban a hacer feliz, y no fue así… Lo mio sin Dios padre simplemente no funcionaba, la fórmula no está completa.

El mundo es de los audaces

El mundo es de los audaces que aceptan a Dios padre

Pasado el tiempo veo mi pasado y le digo a la gente, que no importa si nacieron entre mierda (ya saben que no predico para fanáticos conservadores), si todos les dicen que son unos mediocres, si te ven y te escupen, si te agreden, si te tratan como basura… ¡Recuerda que eres hijo(a) del Rey! Y Papá tiene un futuro mucho más brillante, porque el mundo es para los que no reconocen techo, es para los que solamente se humillan ante Dios padre, el mundo es de los audaces que buscan de Papá, que entregan en él sus negocios, sus objetivos y sus metas. ¿Pobrecito yo? ¿Pobrecito tu? ¡Cojones! Somos hijos de Dios, sólo Él nos puede poner un límite, y si nos pone ese límite, es porque no estamos viviendo de acuerdo a su corazón.

Dios padre nos hace audaces, pero para ser audaces debemos tener fe, para saber ver las oportunidades, para saber darle el valor a las palabras de las personas dependiendo de quien vienen, si alguien te dice que no sirves para nada, a esa persona la vida le ha enseñado que ella misma no sirve para nada. Recuerda que de la abundancia del corazón habla la boca.

Dios padre me dice que te diga, que como buena oveja debes reconocer la voz de tu pastor, debes reconocer la voz que te lleva a la prosperidad, debes reconocer que el ser audaz es vivir en comunión, y que si alguien te quita y te roba, si vives en Comunión, Dios padre te duplicara, te multiplicara y te usara para que tú, llames utilizando Su nombre de por medio a otros audaces.

Despierta hermano(a)… El mundo es de los audaces, pero el que vive por el mundo, en el mundo muere. Busca de Papá, que de nada sirve ser un líder, si no tienes una autoridad a la que reconozcas como superior.
En nombre de mi Señor, en nombre de Dios padre que rescato a este simple siervo de la miseria, y le puso una corona de rey, y lo llamó pudiendo llamar a billones a servirle, en el nombre de papito Dios, declaro que eres libre de las cadenas de tu pasado, de tu familia, de tu presente, y te declaro audaz.

“Os ruego, pues, que cuando esté presente, no tenga que ser osado con la confianza con que me propongo proceder resueltamente contra algunos que nos consideran como si anduviéramos según la carne.  Pues aunque andamos en la carne, no luchamos según la carne;  porque las armas de nuestra contienda no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas…”
La Biblia; 2 Corintios 10: 2-4

Cordialmente invitados a dejar sus comentarios, bendiciones y testimonios al pie del artículo en los comentarios.

¡Comparte tus pensamientos con palabras!