Dejala volar

Categories: Temporada 2014

Los seres humanos estamos acostumbrados a vivir del pasado, a recordar viejos amores, y a juzgar por estos las nuevas oportunidades; y nos vamos quedando atrapados en un tiempo pasado, y en realidad nos debemos a nuestra Luz… Así que dejala volar.

El pasado ya fue escrito por Papá, así que dejala volar

Dios Padre es tremendamente sabio, es sin lugar a duda el más Sabio de todos, y nosotros lo vemos en actos pequeños como en el día y la noche, donde permite a nuestro cansado y afligido cuerpo retomar fuerza, para afrontar un mañana, que depende únicamente de la voluntad del Señor de señores…

El día de ayer no volverá, por más que te aferres, las hojas que cayeron de los árboles no volverán al árbol, más si volverán a la tierra… dejala volarCuando vemos esa presión de los días ya pasados, debemos decirnos a nosotros mismos “dejala volar”, y no atarnos a pruebas que superadas o fallidas, han servido para aprender, para crecer, y para acercarnos a la voluntad del Educador del Universo.

Hay que recordar que quien no aprende de su pasado esta obligado a repetirlo; y para no repetirlo, debemos darle el valor a cada día, vivir sin pensar en ayer, y sin preocuparnos por mañana… dejala volar.  Nuestro momento es Hoy, y hoy es el día que Dios Padre nos dio para adorarle. ¿Ya oraste hoy a Dios Padre?

“No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que Yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿No la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad”
La Biblia; Isaías 43:18-19

Dejala volar lejos de ti…

En materia de amor los hombres y las mujeres nos aferramos a la carne y a nuestro compañero como si este fuera una especie de dios, algo que sentimos que necesitamos para vivir, sin embargo, al entregarse a Dios Padre lo único que hará falta en nuestra vida será Su santa presencia.

Ante las desilusiones amorosas y los golpes de la vida, debemos empacarlos en una bolsa imaginaria, agradecer a Papá tanto por las rosas como por las espinas, y solo dejala volar al acantilado del pasado… Creado por Papá, para que tus cargas sean depositadas.

Hermanos, la vida es muy corta, demasiado diría yo, y en la compañía del Santísimo los años vuelan realmente, hace tampoco recién me convertía, y ya hoy años después, veo con alegría el inmenso poder de Papito Dios que ha permitido, que la decisión de arrojar el pasado a donde el pasado pertenece, y de decirme a mi mismo “dejala volar” ha servido de instrumento para que millones de personas interactúen con Papá. Sin lugar a duda el servirle al Rey, es la razón de la vida, para los que somos llamados.

No obstante el principio de “dejala volar” se debe aplicar sin importar el grado de espiritualidad con que caminemos nuestros caminos, y al limpiar nuestro corazón, tendremos más espacio para agradecer y adorar al ÚNICO que merece adoración y agradecimiento… A Dios Padre.

“…Pero perdonad y olvidad hasta que Dios Padre haga venir Su orden, porque Dios Padre es Todopoderoso”
El Corán; Sura 2:109

El mundo seguirá como si nada…

Sin importar si eres un humilde trabajador, o el más rico rey del mundo, a tu partir, en el momento en que Papá decida llamarte, el mundo seguirá rodando, y el tiempo seguirá escribiendo otros libros de vidas, mientras que el tuyo se terminara de escribir.

Lo que hayas hecho en esta vida y los capítulos de tu libro, solo serán conocidos en su totalidad por tu persona, y por Papá, y al momento de partir, te recordaran a lo sumo por algunas generaciones (siendo optimista) adelante, mientras que Papá atesorará por la eternidad las respuestas que decidiste darle al examen llamado -vida-.

“Y tú verás cada pueblo arrodillado. Cada pueblo será llamado hacia su Libro. Hoy serás retribuido de acuerdo a tus acciones”
El Corán; Sura 45:28

Que la Gloria del Poderoso descanse sobre sus corazones, repose en su alma, y circule por todo tu cuerpo, haciendo de tu piel Su templo, y de tu corazón Su trono.

¡Alabado sea el Rey!

Cordialmente invitados a participar del mover del espíritu al dejar sus comentarios al pie de esta prédica.

Bendiciones de lo alto…

¡Comparte tus pensamientos con palabras!