Confidente de amor; Dios Padre

Categories: Temporada 2013

Aprender a orar, es el sueño de muchos, quien ya tiene una idea de lo que es y como se hace, quizá se pregunten ¿Existen personas que no saben orar?, y la respuesta es, efectivamente un sí, hay muchos que no saben hacerlo y desean aprender a hacerlo… Sin percatarse de que Dios Padre es su confidente, mi confidente, es tu confidente…

¿Tienes un mejor amigo y/o amiga?…

Esta prédica va dirigida a todas las personas que temen orar, que no saben hacerlo y no encuentran palabras para comunicarse con Papá, sí, con Papito, nuestro amado Creador, Protector y Amigo, ¿Quieres aprender a hablar con tu Confidente? Pon mucha atención a estas palabras…

¿Recuerdas a lo largo de tu vida, quizá en tu niñez, adolescencia o incluso en tu edad adulta, aquel amigo o amiga, quien era tu confidente, tu cómplice, tu compinche?, imagino que si, recordar las conversaciones, los chistes, las tristezas, las pruebas y alegrías que compartimos con esa persona especial en nuestras vidas, es realmente bello y reconfortante.

“Acercaos a Dios, y El se acercará a vosotros”
La Biblia; Santiago 4:8

Habla con tu Confidente, es fácil aprender a orar…

¿Qué dirías si te dijera que Dios Padre, es tu mejor amigo, tu compinche, tu confidente, desde antes de que tuvieras conciencia de ser quien eres? Pues esa es la realidad, y tu, que tantas veces te duermes en angustia, te desvelas por las preocupaciones, por el dolor, las pérdidas, el agotamiento y sientes que estás solo, que no tienes a nadie, que no tienes un confidente; tu confidente; y temes que “El Gran Dios” no quiera, ni desee escucharte, porque tiene asuntos más importantes que resolver; te digo que, efectivamente, El Gran Dios, ahí está para ti, quiere escucharte, quiere aconsejarte, quiere cuidarte, consolarte, ser tu confidente, porque tu eres “Su asunto” más importante.

Aprender a hacer de Dios Padre tu Confidente está al alcance de una decisión, querer conversar y confiar tus más profundos secretos (aunque Él los conoce todos), con la confianza y la convicción de que serás escuchado(a), entendido(a) y aconsejado(a) por alguien que te entiende tan profundamente, que quiso que supieras a través de las palabras de está sierva, que Él te ama, y añora con locura conversar contigo. Añora tu confianza para ser tu Confidente, Él valora cada palabra que está atrapada en tu alma y que te estruja el corazón, es Alguien a quien el tiempo no le preocupa, pues es El Dueño, y mira cuán grande es su amistad, que solamente espera a que tu quieras hablarle…

confidente

Vamos a aprender a orar, ya, en este preciso momento…

¡Hola Querido Padre, mi Amigo, mi Confidente, mi Amoroso Creador y Dador de vida! Hoy, desde lo más profundo de mi alma, quiero pedirte disculpas, quiero pedirte perdón, por tenerte tan apartado de mi vida, de mis circunstancias, de mi cariño y admiración. Hoy quiero renovar la relación que Quisiste que existiera entre nosotros, aun antes de que el mundo fuera mundo, aun antes de que la creación fuera creación, y que por mi ignorancia, he mantenido alejada, quizá por miedo, orgullo o temor de no ser escuchado(a), por mi falsa idea de que no soy suficientemente importante para Ti.

Hoy mi querido Padre, he comprendido que debo hablarte con las palabras más amorosas que reposan en mi alma y mi espíritu, hoy, amado Señor, adorado Rey, quiero pedirte que me ayudes a demostrarte cuánto te amo, con mis palabras y mis actos, quiero rogarte que nunca me dejes solo(a), y darte las gracias por cada vez que me escuches y me aconsejes, quiero agradecerte por todas las señales que me brindas para vivir una buena vida, acorde a Tu voluntad. Dame Señor un corazón dispuesto, un alma noble y un espíritu libre en Tu verdad.

Gracias Amado, por dejarme llamarte mi Confidente, mi mejor Amigo, gracias por revelarme que Tu asunto importante soy yo… Gracias, porque hoy me he dado cuenta, que Tu gran amor, me ha perseguido y ha estado conmigo y los que amo, en cada instante de mi vida. Y que en cada dolor y angustia que he vivido, Tú has estado ahí, esperando a que te invitara a compartir mi tribulación, para consolarme y susurrarme, como lo estás haciendo en este momento, un… “Todo estará bien”…

¡Gracias Papá, gracias amadísimo Dios de mi vida! Te amo…

“Sin embargo, los amigos de Dios Padre están al abrigo de todo temor y tristeza”
El Corán; Sura 10:62

Que la bendición de Dios Padre, repose en tu alma, tu espíritu y toda tu vida, proteja a los que amas y renueve a cada instante tus fuerzas y esperanzas…

Tu opinión es sumamente importante para nosotros, por favor deja tu comentario al pie de este artículo…

¡Comparte tus pensamientos con palabras!