Amigas Inseparables

Categories: Temporada 2014

Todos tenemos una noción de lo que es la amistad, la cual nos completa, nos complementa y hasta llega el momento en que nos parecemos entre amigas (os), como si fuéramos hermanas(os), sin embargo hoy no les hablaré de ese tipo, si no de otra clase de “amigas inseparables” que tienen que ver en todo lo que hacemos y decidimos en nuestra vida…

Alegría y tristeza, amigas inseparables…

A lo largo de la vida nos enfrentamos a situaciones de extrema felicidad, pero también de mucha tristeza, esas son las dos caras de la moneda, se es feliz por momentos, pero también hay otros en que la amargura nos invade. Y como broma de la vida, cuando más felices estamos, es cuando generalmente algo, cualquier detalle nos puede entristecer. Así es como se construye la vida, alimentándonos de los momentos inolvidables con las personas que en su momento fueron o son importantes en la vida, y también (si lo vemos con madurez), fortaleciéndonos a través de los instantes de tristeza. Lo más lamentable de esto, es que muchas y muchos, se quedan estancados en ese momento de infelicidad y se niegan a recibir los instantes de felicidad que le son obsequiados con el paso del tiempo, esto señoras y señores es por falta de un acercamiento con Dios Padre, porque la tristeza es inherente a la alegría, como la luz a la oscuridad, no se aprecia una, si no conocemos la otra… Ellas son amigas inseparables.

“Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo: un tiempo para llorar, y un tiempo para reír; un tiempo para estar de luto, y un tiempo para saltar de gusto”
La Biblia; Eclesiastés 3:1,4-5

Amigas inseparables, realidad de la vida que nos acerca a Dios

Tenemos derecho a ser felices, a reir, a sentir alegría, pero también, a veces tenemos que llorar, sentirnos mal o devastados, porque estas amigas inseparables, la tristeza y la alegría, son parte de la revolución de la vida, son parte de la enseñanza y la formación que como hijas e hijos, Dios Padre nos dá a cada uno…amigas inseparables Muchos hemos recibido los embates de la vida, y en ese momento muchos recordamos la época de la inocencia, donde creíamos que el “mundo era de chocolate y la luna de queso”, donde todo en apariencia era solo alegría, sin embargo llega el día del primer “martillazo”, donde somos arrancados de la “seguridad” de nuestro estado de “eterna felicidad ficticia” y tal como sale un diamante de una mina, somos sacados de nuestro estado inerte y desconectado, para ver la realidad del mundo. Nos damos cuenta que papá y mamá se están haciendo viejitos y que no son los superhéroes indestructibles que cuando niños creíamos que eran, nos damos cuenta que un amigo o amiga traiciona a pesar de que “metías las manos en el fuego” por él o ella, observamos como el mundo a veces carece de justicia, y la realidad nos posa los pies sobre la tierra. Sin embargo al pasar del tiempo entendemos que Dios Padre permite que pasen cosas que consideramos “malas” y que nos producen tristeza, siempre por alguna buena razón, recuerda que ÉL es el Educador del Universo. Y es, en ese preciso momento donde entendemos que solo Dios Padre no falla, y al final esa serie de momentos de felicidad y tristeza es lo que construye nuestra vida, nuestra personalidad y nuestra empatía hacia lo demás…

“…Es posible que vosotros detestéis algo y que sea un bien para vosotros y es posible que deseéis algo y que este sea desfavorable para vosotros. Solo Dios Padre lo sabe y vosotros no lo sabéis”
El Corán; Sura 2:216

La alegría, no sería lo que es, si no conocemos la tristeza

Por eso, Dios Padre nos regala el tiempo, los años divididos en meses, los meses en días y los días en horas, que se transforman en instantes del diario vivir. Por ese motivo debemos aprender a apreciar los momentos de felicidad que Dios Padre nos regala, y todas aquellas maravillosas cosas que nos dá para alivianar nuestras tristezas, porque estas amigas inseparables nos acompañarán siempre a lo largo de nuestro existir, entendiendo que cuando estamos despiertos con una, la otra duerme en el rincón de nuestra cama… Y no sabemos en que momento cambiarán los papeles. Por eso hoy, aprecia tu sufrimiento, entendiendo que te llenará el corazón de empatía y consideración cuando la alegría toque a tu puerta y veas a lo lejos a otro hermano sufrir, apreciarás más la vida, los momentos que Dios Padre te regala junto a los seres que amas. Es un llamado de atención para darnos por enterados que la vida es muy corta como para no aprender a valorar todo aquello que se nos es obsequiado.

“En verdad, en verdad os digo que lloraréis y os lamentaréis, pero el mundo se alegrará; estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría”
La Biblia; Juan 16:20

Que la bendición de Dios Padre, caiga como tormenta en sus vidas y en la de los que aman, los enseñe y ayude a sobrellevar a las amigas inseparables que nos acompañan a lo largo de esta vida y los llene de Amor, Alegría y Empatía…

Tu opinión es muy importante para nosotros, por favor plasma tus pensamientos en palabras, al pie de esta prédica.

 

¡Comparte tus pensamientos con palabras!